Preparar la selectividad de septiembre en Verano

¿Cómo preparar la selectividad de septiembre?

Existen varios factores que provocan las desmotivación de los estudiantes de selectivselectividad septiembreidad cuando están preparando los exámenes para aprobar en septiembre, entre estas causas principales destacamos dos, la primera es la incertidumbre de no saber si encontrarán plaza en el grado que desean estudiar en septiembre y la segunda es la frustración de pasarse todo el verano estudiando. Por lo tanto para empezar ya tenemos una falta de motivación que será la primera en afrontar. En segundo lugar hay una serie de estrategias que debemos seguir para conseguir el éxito.

¿Qué estrategia debemos llevar a cabo para aprobar selectividad en septiembre?

Causas

En primer lugar debemos de conocer el motivo por el cual se ha suspendido la prueba.  ¿Han estudiado suficiente o tuvieron un mal día? ¿Fallan sus métodos de estudio o tienen problemas cognitivos?

Descanso

Recargar las pilas antes de volver a empezar es imprescindible, sería recomendado realizar un parón entre dos y tres semanas a principio de verano. Si empezamos mediados de julio aún tenemos dos meses por delante que sería suficiente para estar preparado.

Establecer una estrategia.

Es recomendable diseñar un calendario en el que las sesiones de estudio se dividan por asignaturas y temas. Deberemos empezar por las que no se aprobaron y después continuar con las que si se aprobaron.

La última semana de repaso general.

Las sesiones nunca deben superar las ocho horas diarias. Más tiempo solo aumentarían la tensión y el agotamiento psicológico. Los alumnos con problemas de concentración deben dedicar unas tres horas por la mañana y una hora y media más por la tarde.

Recurrir a ayuda externa

Como la de las academias, es recomendable si se considera que el alumno no puede avanzar más por su cuenta. También es adecuado para resolver las dudas que tenga sobre las materias suspensas. No olvidemos que son expertos en preparar selectividad sobre todo para septiembre.

Elegir la hora y el lugar idóneos.

Las mejores condiciones se dan a primera hora del día y a última de la tarde. Es conveniente hacer un descanso de en torno a 10 minutos cada hora. El lugar cuanto más fresco mejor y si puede ser siempre el mismo.

Incorporar la tecnología con responsabilidad.

El móvil es el principal enemigo de la concentración por lo que resulta vital limitar su uso o mantenerlo apagado. Esto no quiere decir que no se recurra a la tableta o el ordenador para buscar información o resolver dudas.

Asimilar la información.

Clasificar, comparar y reelaborar los conocimientos mediante esquemas y resúmenes es necesario para interiorizarlos. Es recomendable además alternar asignaturas de naturaleza opuesta para mantener la atención. Cambiar de matemáticas a filosofía por ejemplo.

El repaso es fundamental.

El repaso final es esencial para fijar los contenidos. Otra revisión al empezar a estudiar ayuda a conectar los conocimientos interiorizados el día anterior con los que tiene por delante.

Nunca dejarlo todo para el último momento.

En una buena planificación debe dedicarse la última semana a un repaso general. Es lo más importante para llegar al examen sin nervios y tranquilo.

Mantener la calma.

Los nervios de última hora quieren decir que no estamos seguros de saber toda la materia. Para evitar esa inseguridad es necesario haber practicado antes con el modelo de examen de Selectividad.

Consejo: Ser constante, asimilar la información y repasar son las claves para un buen plan de estudio para aprobar selectividad en septiembre.

Los comentarios están cerrados.