Motivación ante el Estudio.

 

El momento más estresante para todos es aquel momento en el que nos evalúan, aunque sabemos que es inevitable. No solo nos ponemos nerviosos cuando estamos haciendo un examen, sino también cuando lo estamos preparando. Pero tenemos que pasar por ello y, desde luego, es mejor afrontarlo con una buena actitud.

 

Todo nos sale mejor si estamos motivados. Muchas veces desde fuera nos llegan mensajes que hacen que desconfiemos de nuestra propia capacidad; pero piensa una cosa: ¡has llegado hasta ahí! Si echas la vista atrás, te das cuenta de que en algunos momentos no ha sido fácil, pero te esforzaste y lo lograste. Puede que pensases en abandonar o no estudiar más para un examen de una asignatura que no te gustaba, pero seguiste un poco más. Ante los estudios, como ante la vida, tenemos que ser conscientes que no es fácil pero el final es gratificante (y si no es gratificante es que no es el final).

 

Sabemos que en ocasiones es difícil encontrar las ganas para estudiar. No tenemos que olvidar que a veces le dedicamos mucho tiempo a algo y, por mucho esfuerzo y empeño que le pongamos, sabemos que vamos a suspender. Es entonces cuando se nos hace difícil seguir. Es complicado tener motivación si al esforzarme por algo, no consigo algo proporcional a todo lo que le he dedicado. Pero tenemos soluciones. Nuestros profesionales, psicólogos y psicólogas, saben qué hacer para mejorarlo. Si no encuentras la respuesta, te ayudaremos a llegar a ella.  Y, sobre todo, no creas en aquellos que te digan que no eres capaz. No dejes que nadie te diga lo que no puedes hacer. No tienes límites, solo los que tú te pongas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *